Kelloggs

Lo más curioso de la tienda, llamada Twitter Shop, es el modo en el que los consumidores pagan el producto que se quieren llevar: no vale el dinero, tienen que publicar un tuit.

Los dependientes de esta tienda, vestidos de rojo, color típico de la marca, chequean Twitter antes de entregar al cliente su caja de patatas.

La acción la ha realizado Slice y fue lanzada el pasado martes 25 y durará hasta el viernes 28 de septiembre, según publica BrandRepublic. Es la primera vez que la marca abre una tienda efímera en Reino Unido.

En el establecimiento los consumidores pueden probar los distintas referencias de la gama (sal marina y vinagre balsámico, chilli suave y crema con cebolla y especias.

El producto acaba de ser lanzado en Reino Unido, después del éxito en Estados Unidos y Canadá, según una nota de prensa de la compañía. Está dirigido a las mujeres a las que les gustan las patatas fritas pero que se sienten culpables por sus calorías.