cruz

La actividad más frecuente es la gestión del correo electrónico, en un 76% de los casos, seguida de la búsqueda de noticias (48%) y de contenidos de interés para el usuario (45%). Las redes sociales ocupan la cuarta posición en el ranking de actividades diarias frecuentes en la red (37% frente al 48% que supone a escala mundial). De igual forma, la participación en juegos online está por debajo de la media europea (un 19% frente aun 32%) y además los propios internautas prevén que disminuya.

Respecto a la vía de acceso a la red, el PC es en España el medio mayoritario, por encima de la media mundial. De hecho, lo españoles dedicamos una media de doce horas semanales a navegar por internet para actividades de ocio a través de este medio. La utilización del móvil, en cambio, se encuentra por debajo de la media mundial, aunque empieza a despuntar: uno de cada diez usuarios declara haber accedido a la red a través de un dispositivo de estas características.

Perfil

De acuerdo con el estudio, la población internauta en España está formada principalmente por tres tipologías de individuos: los buscadores de conocimiento (28%), que utilizan internet como fuente informativa y de educación; los funcionales (21%), que hacen un uso práctico de la red (correo, noticias, compra…) y que responden a un público eminentemente senior, y los llamados influyentes (17%), para los que internet es una parte importante de su vida (muy presente en redes sociales y con un perfil junior).

En cuanto al tiempo de consumo, el informe revela que el internauta español dedica una media de 3,5 horas semanales a gestionar su correo electrónico y 2,6 horas a conectarse a redes sociales. La media de amigos digitales es de noventa, frente a los 28 de los japoneses y los 231 de los brasileños. En el móvil, las redes sociales son la segunda actividad que más se realiza y la que más tiempo ocupa al usuario (1,8 horas a la semana).

Comercio electrónico

Por lo general, los españoles damos más importancia a la marca como fuente de información que a los usuarios de la red, salvo en determinadas categorías donde la opinión de estos es más tenida en cuenta (productos para el bebé, electrodomésticos y muebles). A la hora de comprar, se podría decir que el español busca online pero compra offline. Y cuando lo hace a través de la red, los productos que más se adquiere son viajes, telefonía móvil y ropa. En el terreno de las previsiones, el estudio vaticina un incremento del uso de internet a través del móvil y el aumento de la compra online, especialmente de productos audiovisuales. Asimismo, también detecta como principal preocupación (para el 65% de los internautas) las cuestiones relacionadas con la protección de datos y la privacidad.

Acceder al estudio desde aquí.