dior

En cuanto al resto del mundo, las ventas en el mercado del lujo alcanzaron los 224.000 millones de euros en 2014, un 3% más que el año anterior (y un 4% más si no se tuvieran en cuenta los efectos de los tipos de cambio en las divisas). Este crecimiento continuó durante el primer trimestre de 2015, cuando la debilidad del euro impulsó el comportamiento nominal del mercado entre un 12% y un 13% - y supone una tendencia positiva en el crecimiento de entre un 2% y un 3% a tipos de cambios constantes.

Se espera también que los ingresos del sector en el año 2015 aumenten entre un 2% y un 4% a tipos de cambios constantes en las divisas.

Según el estudio de Bain, las fluctuaciones en las divisas durante el primer trimestre del año han tenido un impacto en los flujos de los turistas y sus patrones de gasto, especialmente entre los viajeros chinos:

•             Europa Occidental obtuvo un fuerte apoyo del turismo asiático, que se benefició de la devaluación del euro, mientras que Europa del Este continúa sufriendo.

•             El mercado en Estados Unidos ha empeorado, ha caído por debajo de las expectativas y ha perdido terreno en el cada vez más relevante turismo de compras.

•             En Japón, el turismo ha cambiado por completo la dinámica del mercado en el país, que requiere nuevas iniciativas para dar servicio a los clientes.

•             El turismo chino ha guiado el comportamiento del mercado asiático, apoyando a Corea del Sur y el Sureste asiático a expensas de China.

•             China continental ha llegado a su “momento crucial” debido a que los principales actores del lujo han tenido dificultades para renovar el mercado.

Según Bain, aunque el turismo es el factor determinante en el comportamiento global de la industria del lujo, otros factores han estado en juego transformando la industria durante los últimos quince años. El número mundial de consumidores ha crecido de 140 millones a más 350 millones. En la actualidad, los consumidores chinos representan más del 30% del gasto global en la industria del lujo y son los principales responsables del giro del consumo local hacia el gasto turístico, que ahora supone el 50% del gasto total en bienes de lujo. A pesar de esta “carrera hacia el lujo”, la preocupación sobre los precios entre los consumidores ha crecido considerablemente y ha supuesto un aumento del mercado del lujo off-price (con descuento) que ahora representa más del 30% del total de las ventas.

“La actual dinámica del mercado revela cómo ha cambiado este en los últimos quince años”, comenta en un comunicado Claudia D’Arpizio, principal autora del informe y socia de Bain & Company en Milán. “La política de precios, la distribución y la estrategia de cliente continúan siendo las principales prioridades de las compañías del sector del lujo, pero los antiguos modelos están siendo cuestionados. En este nuevo entorno, las marcas deben hacer cambios fundamentales si quieren ganar en los años venideros”.

Acceder al informe desde aquí