Tienda de Zara en Bruselas

Inditex, el grupo multinacional español de ropa tiene el mayor valor intangible entre las empresas españolas.  El grupo Inditex, a través de sus filiales, posee ocho marcas destacadas como Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe. Aunque el 85% del valor comercial se genera a través de intangibles, solo se hace público el 1% del valor intangible en relación con el valor total de la empresa.

Telefónica e Iberdrola ocupan el segundo y tercer lugar en términos de valor intangible total. Ambas compañías tienen un alto valor de activo neto tangible, sin embargo, debido a su alta revelación de intangibles (se divulga más del 20% de sus intangibles) se clasifica entre las compañías españolas como una de las que posee un mayor valor intangible.

Entre las cinco principales empresas por valor intangible, en relación con el valor empresarial, Amadeus aparece con el porcentaje más alto entre valor intangible y valor empresarial (104%). Esto podría deberse a la naturaleza de la industria en la que operan, Internet y software, donde poseen altos niveles de patentes, tecnología y marketing IP.

Las cinco compañías señaladas en el gráfico (Inditex, Telefónica, Iberdrola, Amadeus y Naturgy) son internacionales, lo que supone un factor esencial para el valor de sus activos intangibles, ya que son marcas con mayor reconocimiento por lo que no solo su marca vale más, sino también sus regalías y sus derechos de autor. Naturgy, la menos internacional (Latinoamérica, España e Italia), ocupa la quinta posición mientras el gigante Inditex (la más internacional), es la líder.

El informe analiza las empresas españolas en su contexto económico durante 2018, caracterizado por una situación política de incertidumbre, periodos de desgobierno, crisis en Cataluña o la moción de censura de junio de 2018. Movimientos empresariales importantes, sobre todo en sectores como distribución y consumo, industria, banca y energía son analizados en el estudio, como los casos de Abertis, Cepsa, Sabadell, NH Hoteles o Mapfre, entre otros.

Sin embargo, los datos revelan que el menor valor de los intangibles de nuestras empresas no depende de la situación económica del país. Las empresas españolas tienen el poder para poder actuar, para que su valor no dependa de las circunstancias externas. Las claves residen en identificar los intangibles que le están generando valor, así como en saber gestionar adecuadamente la demanda y los costes. A esto se suma la necesidad de encontrar la mejor manera de gestionar esto a través de una adecuada valoración de todos los activos, en particular de los intangibles. 

Según el estudio, las empresas cotizadas españolas provienen en su mayoría del sector bancario, teleco y utilities, sectores todos ellos con una alta proporción de activos tangibles sobre su valor empresarial. En Estados Unidos, la mayor fuerza económica mundial, más de dos tercios del valor empresarial se produce por activos intangibles en empresas como Alphabet, Microsoft, Facebook, Apple o Amazon. 

España e Italia son los únicos países analizados donde el valor de los activos intangibles ha aumentado durante en el último año. En Alemania, el valor de estos activos ha decaído significativamente debido a la exposición al sector automovilístico que no recibió la demanda esperada de China.

2013 ha sido el año donde el valor de los activos intangibles, para todos los países analizados —salvo Alemania—, aportó el porcentaje mayor del valor de las empresas. En Europa destacan Reino Unido y Francia, con marcas como Unilever, Glaxo, Astraceneca o British American Tabaco.

Alrededor de 53 empresas en España tienen un valor en libros superior al 100% del valor de la empresa en 2019 en comparación con solo 40 empresas en 2018. Esto quiere decir que el mercado cree que valen menos o que no son capaces de generar demanda suficiente. Algunas posibles causas se atribuyen a valoraciones equivocadas en libros o a no realizar el test de deterioro y que por tanto puedan estar en riesgo de quiebra. De las 53 empresas que reportan esta situación, 21 pertenecen al sector inmobiliario, 13 al sector bancario y el resto repartidas entre 14 sectores diferentes de actividad.

Acceder al estudio