La caída de exterior ha sido del 61%. Imagen: Mupi de Cabify

En los seis primeros meses del año, la crisis derivada de la COVID-19, que comenzó en marzo, ha supuesto una caída de la inversión publicitaria del 33,5% sobre el mismo periodo del año anterior, con una cifra de 1.495,1 millones de euros. En los peores meses del confinamiento, abril y mayo, la inversión publicitaria cayó un 58,5%. El informe de I2p, una estimación de la inversión publicitaria elaborado por Media Hot Line con datos recopilados en el primer semestre en colaboración con Arce Media Auditsa, señala, por otro lado, que en esta situación de decrecimiento generalizado, algunos medios han aumentado su participación de mercado. En concreto, los medios digitales, las redes sociales y la televisión. En este último caso, el descenso de la inversión se sitúa ligeramente por debajo de la media, con un recorte del 32,1%, alcanzando la cifra de 706,3 millones de euros, que representan el 47,2% del mercado, lo que supone casi un punto más de cuota. Los dos principales grupos audiovisuales privados acaparan el 84,2% de la inversión en televisión. Mediaset se lleva 303,2 millones, un 31,9% menos que en el mismo periodo del año anterior, y Atresmedia 291,3 millones, lo que representa un descenso del 33% sobre el primer semestre de 2019. Los medios digitales, segundos por volumen de inversión, retroceden un 20,5%, consiguiendo 268 millones de euros y un 17,9% de participación de mercado, lo que significa un aumento de 2,9 puntos de cuota. El tercer medio por volumen de inversión, la radio, capta 146,3 millones de euros, un 34,4% por debajo. El retroceso de la prensa se sitúa por encima de la media, con un recorte del 41,2% y 130,4 millones de euros. La caída de exterior ha sido del 61% con una facturación de 72,5 millones de euros. Las revistas registran un descenso del 39,1%, con una cifra de 43,7 millones. La inversión en dominicales y cine cae a la mitad: un 52,8% y un 54,4%, respectivamente. Por último, las redes sociales registran un descenso del 17,3% y una cifra de 115 millones de euros.