Mujer viendo la televisión Pexels Abril 2021

Si en 2020 se dio la aparente paradoja de mayor consumo de televisión pero menor número inserciones publicitarias debido al confinamiento por la pandemia, en 2021 se vivió la situación opuesta, según el “Anuario de Audiencias de TV” de Kantar.

Tras un 2020 de consumo récord por la crisis sanitaria, la vuelta a la relativa normalidad hizo que los españoles dedicasen un 11% menos de tiempo a ver la televisión. En total, el informe destaca que los españoles pasaron 213 minutos diarios en promedio, tres horas y media ante el televisor. Sin embargo, hubo hasta un 17% más de inserciones publicitarias el año pasado.

De hecho, el consumo de televisión durante 2021 fue paralelo al discurrir de la pandemia. Tal es así que, entre enero y abril, con el Estado de Alarma y medidas de restricciones en vigor, los españoles dedicaron de media 4 horas de su tiempo, cifras más propias del confinamiento. 

Lo mismo sucedió en diciembre, cuando la irrupción de la variedad Omicron dejó a más españoles en casa y fue entonces cuando el consumo televisivo volvió a repuntar ligeramente por encima de la media.

Los sectores que más apostaron por anunciarse en televisión

Según Kantar, los sectores que más apostaron por la publicidad en televisión fueron Alimentación con un 18,1% de las inserciones, seguido de Distribución y Restauración con un 14,1% y Belleza e Higiene con un 9,6%.

Los contenidos más vistos 

En 2021 regresaron las competiciones deportivas. La celebración de la Eurocopa con un año de retraso hizo que el fútbol volviera a reinar como la emisión más seguida. En concreto, la prórroga del España-Italia congregó a dos de cada tres espectadores que en ese momento estaban ante el televisor.

Consumo alternativo

Otra de las conclusiones del informe de Kantar es la cada vez mayor exposición ante el televisor, pero no para ver propiamente televisión. En concreto, este consumo alternativo se sitúa ya en media hora diaria en promedio, creciendo del 10,8% al 12,4% respecto a la cuota total de televisión. Además, son los niños de 4 a 12 años los que más usan la “tele” de esta otra forma. Una tercera parte de su consumo fue destinado a otros contenidos no televisivos propiamente dichos.