La campaña es obra de Sra. Rushmore

La agencia creativa Sra.Rushmore ha creado una campaña de publicidad, que incluye spots de televisión e internet y acciones especiales, en la que el anunciante se compara a sí mismo (el banco no banco) con otros conceptos en esta misma línea, como el cine no cine (las plataformas de televisión), el deporte no deporte (los e-sports) , el templo no templo (un estadio de fútbol)... etcétera. Ymedia maneja los medios.

Esta campaña coincide con la celebración del vigésimo aniversario en España de la compañía y de la presentación del estudio “ING. Dos décadas de contribución a la sociedad española”, elaborado por PwC. En él se analiza la contribución del banco a la sociedad española en estos 20 años, así como el desarrollo de su actividad en España y su papel disruptor dentro del sector bancario.

ING cuenta en la actualidad con cerca de cuatro millones de clientes, desde los más de 200.000 con los que finalizó el año 2000, y se mantiene como la entidad más recomendada en el mercado español. Esta satisfacción se refleja también en el ratio de reclamaciones que es tres veces inferior al que le correspondería por su cuota de mercado.

Según el estudio de PwC, en un año un cliente de ING se ahorra más de 100 euros en comisiones de su cuenta transaccional y de sus tarjetas. Por su parte, los clientes que han acompañado a la entidad desde sus inicios han podido ahorrarse más de 3.000 euros solo por comisiones en cuentas de ahorro, nómina y tarjetas asociadas.

Por otro lado, en estos 20 años ING ha abonado a sus clientes más de 4.300 millones de euros en concepto de remuneración por cuentas, depósitos a la vista y promociones, y ha ayudado a financiar la compra de más de 185.000 viviendas y 900.000 proyectos personales a través de la Hipoteca Naranja y el Préstamo Naranja, respectivamente. En la actualidad, una de cada diez hipotecas que se conceden en España es de ING (9,4 % de cuota de nueva producción) y en préstamos la entidad ha alcanzado una cuota de alrededor del 6% de nueva producción.

Más allá de los productos, ING también ha marcado la diferencia en el canal. Actualmente, el sector bancario se encuentra en plena transformación digital. Sin embargo, la entidad ha realizado este camino desde hace 20 años: apostó por un modelo no presencial a través del teléfono y un año después de su entrada ya operaba como un banco online. En 2011 lanzó su primera app móvil y en 2014 se convirtió en un banco 100% digital, que consiguió tener disponibles las mismas funcionalidades en cualquiera de sus canales.