La campaña es obra de la oficina madrileña de &Rosàs

Carbonell, marca del grupo Deoleo, ha lanzado el follow-up de “Aceituneros”, la campaña de marca para este 2019, que estará en emisión en noviembre y diciembre. En esta nueva tanda, la marca da visibilidad al papel de los pequeños agricultores, usando como gancho las pasadas elecciones generales. 

El spot, creado por &Rosàs y estrenado la semana pasada en televisión, reivindica el trabajo anónimo que hacen cada año los agricultores para recoger la aceituna en otoño y lo compara con el trabajo que hacen los políticos cuando están en campaña electoral, que tiene mucha más repercusión pública que los trabajos del campo. 

Esta continuación de “Aceituneros” cuenta con dos formatos de televisión, en los que se retrata a varios agricultores reales trabajando en los olivares de Andalucía y se acompaña de un texto locutado por ellos mismos. 

Para Nacho Ginestra, director creativo de la campaña y responsable creativo de la oficina de &Rosàs en Madrid, “en momentos como este, es importante acordarse del compromiso de los pequeños agricultores con el buen hacer del aceite que acabará en las casas de todo el país”. 

Francisco Rionda, chief marketing & innovation officer global de Deoleo, considera que “nuestro aceite está certificado como sostenible, entre otras cosas, porque colaboramos con 96.000 familias de agricultores para defender una forma de hacer las cosas. Por eso, son los protagonistas de nuestro anuncio, sobre todo en circunstancias como las que se están viviendo estos días”.
 
Con esta campaña, Carbonell aprovecha el momento político actual para hablar de los problemas que rodean el mundo rural y recuerda el lanzamiento de su proyecto de producción de aceite de oliva sostenible. 

El proyecto sostenible de Carbonell, "Salvemos el buen aceite", se basa en el apoyo y colaboración con 96.000 familias de agricultores y almazaras locales, para así poder garantizar la sostenibilidad del aceite de oliva de cultivo tradicional. Es un proyecto donde se ha estado trabajando varios años, y gracias al cual el aceite de oliva virgen extra Carbonell ha sido certificado como de Producción Sostenible.