Procter and Gamble The Look Julio 2019 MED
P&G lleva años haciendo campañas contra el racismo, como la de la imagen

Los recientes movimientos de Unilever, Procter & Gamble y Coca-Cola, sumados a los del centenar de marcas que la semana pasada anunciaron que dejaban de invertir en Facebook por su ineficacia para erradicar los discursos del odio, pueden suponer un importante vuelco, no solo en Estados Unidos, origen de la iniciativa, sino en todo el mundo.

Estas decisiones están directamente relacionadas con "Stop the Hate for Profit" (No al odio por las ganancias) una campaña puesta en marcha por la Liga Antidifamación (ADL) de Estados Unidos, convocando al boicot de las marcas a las redes sociales en relación en relación al movimiento antirracista desatado en el último mes a raíz del asesinato del ciudadano afroestadounidense Georgle Floyd a manos de un policía durante una detención.

Como informaba Anuncios Live la semana pasada, un centenar de marcas, entre ellas Patagonia, The North Face, REI, Verizon, Ben & Jerry’s y Magnolia Pictures, anunciaron que dejaban de invertir en Facebook por su ineficacia para erradicar los discursos de odio. Pero, si al principio Facebook se mostró reticente a tomar medidas sobre los contenidos vertidos en la red, la postura en los últimos días de grandes grupos como Unilever, Procter & Gamble y Coca-Cola, ha hecho a la red social reconsiderar su decisión y tomar medidas. A imitación de Twitter, Facebook ha anunciado que no permitirá anuncios que afirmen que las personas de una raza, etnia, nacionalidad, casta, género, orientación sexual u origen inmigratorio específico son una amenaza para la seguridad física o la salud de cualquier otra persona. Además, a imitación de Twitter, etiquetará contenido que considere peligroso pero relevante para el interés público, publica el diario El País, con declaraciones de Mark Zuckerberg. Por su parte, Twitter ha iniciado además una campaña de exterior digital en Estados Unidos para amplificar los mensajes reivindicativos contra el racismo bajo el hashtag #Blacklivesmatter, que abandera este movimiento social.

Unilever ha comunicado que parará su inversión publicitaria en Facebook, Instagram y Twitter en Estados Unidos durante este año, publica Adweek. Honda también ha anunciado que interrumpirá su inversión en Facebook en julio, siendo la primera marca del sector de Automoción en unirse a este boicot, publica la misma revista.

También lo ha hecho Coca-Cola, aunque en este caso, según publica Expansión, la marca de refrescos asegura que su decisión de suspender la publicidad en redes sociales, medida adoptada en principio durante un mes, no responde a secundar el boicot del resto de marcas, sino al objetivo de revaluar sus políticas publicitarias. Aunque, en declaraciones recogidas por el diario económico, Coca-Cola también pide “responsabilidad y transparencia” a las redes. Su decisión es a escala global y afecta a todas las redes, incluida YouTube.

Por su parte, Marc Pritchard, ‘chief brand officer’ de Procter & Gamble, señalaba en un comunicado oficial del grupo su intención de retirar la publicidad de todos los medios, redes, plataformas y programas para asegurarse de que el contenido en el que se anuncian retrata precisa y respetuosamente a la población negra (y a todas las personas en general) y que no se están anunciando en contenidos o cerca de contenidos que son de odio, denigrantes y discriminatorios.

También Starbuks indicó en un comunicado que va a “pausar toda la publicidad en plataformas y redes sociales”, mientras debate “internamente con socios mediáticos y organizaciones de derechos civiles en un esfuerzo por frenar la propagación del discurso del odio”. Y Diageo anunció este sábado que frena su publicidad global en las grandes plataformas de las redes sociales”, cita La Información.