El aguacate está de moda y se ha notado en este estudio de Kantar

En términos de volumen, el mercado ha retrocedido un 0,6%. Este incremento de valor por encima del volumen es común a todos los sectores, destacando los productos frescos, donde los españoles han gastado un 1,9% más que hace un año, con una demanda prácticamente estable (+0,2%). 

La alimentación envasada continúa su evolución negativa en volumen de los últimos años, cae un 1,1% en el último año, para acumular una caída de un 2,2% en la demanda de alimentos envasados dentro del hogar desde 2015. La evolución de las ocasiones de consumo fuera del hogar, incrementando los canales de restauración y take away, compensan estas caídas. Destaca el crecimiento de productos vinculados a la dieta saludable, como los frutos secos, productos en los que los españoles se han gastado un 35% más en 2019. También la comida ecológica, que crece cerca de un 20% en gasto este año, confirmándose como una de las tendencias fundamentales en la alimentación española. 

La demanda de productos frescos, que en el cierre de 2018 caía un 2%, logra situarse en positivo, permitiendo que esta sección, que representa casi la mitad del gasto de los españoles, sea la impulsora del gasto en gran consumo. La búsqueda de productos de mayor calidad y variedades más sofisticadas es un eje de este crecimiento: los españoles han incrementado su gasto en productos como el marisco en un 9,5% y hasta un 23,5% más en aguacates. Sin embargo, el impulso al gasto en productos frescos viene sobre todo dado por el encarecimiento de las variedades más habituales en los hogares españoles. El consumidor no renuncia a sus productos básicos a pesar de ligeras subidas de precios, y así, el incremento de gasto en productos como las patatas (20,7%), cebollas (21,3%) y huevos (+0,8%), se traduce en un incremento del 10% en el coste para hacer una tortilla de patata casera. 

Crecimiento del ‘e-commerce’ 

El e-commmerce continúa su escalada continua, al subir 0,3 puntos de cuota hasta alcanzar el 1,9% del mercado de gran consumo. El canal tiene el reto de generar hábito de compra, algo que va muy de la mano de los productos frescos, aunque sigue siendo utilizado mayoritariamente para compras puntuales a pesar de extenderse las opciones disponibles.