Imagen
Imagen: Pixabay

La preocupación por la pandemia se sitúa solo un punto por debajo de la mostrada por los españoles respecto al desempleo (61%), mientras que la corrupción política y económica sube hasta el tercer puesto de las principales preocupaciones entre los españoles con un aumento de tres puntos desde julio.

La COVID-19 ha pasado a ser la mayor preocupación para el 46% de la población mundial, de acuerdo con la última ola del estudio de Ipsos "What worries the world", que recoge mensualmente las principales preocupaciones de 27 países.

Por lo que respecta a Europa, después de España,  Reino Unido es el país que presenta una mayor preocupación por la pandemia: 58%. A escala mundial, España ocupa el cuarto puesto en este momento, por detrás de Japón, 70%; Australia, 67% y Malasia, 61%.

La preocupación actual en España por el coronavirus se acerca a la alcanzada en abril, en pleno pico de la pandemia, cuando llegó a ser lo más preocupante para el 68%, superando por aquel entonces y primera vez al desempleo. Respecto a esta última variable, España se sitúa como el tercer país a nivel mundial más preocupado por este tema, y el segundo dentro de Europa, solo por detrás de Italia (62%).

Sin embargo, señala el informe, “sorprende que a pesar del aumento de la preocupación por la pandemia debido a los rebrotes, no sigue la misma tendencia lo que concierne a sanidad, un aspecto que se mantiene en la misma cifra que el mes pasado (29%), pasando del cuarto al quinto puesto de las principales preocupaciones para los españoles. Se rompe así algo que iba aparejado durante los meses más duros de la pandemia, en los que la Sanidad llegó a situarse como la tercera mayor preocupación para un 44% de los españoles”. Los responsables del estudio señalan que esta diferencia “puede deberse a que a pesar de las cifras nuevamente alarmantes que conocemos a diario no hay peligro todavía de saturación hospitalaria y por eso la sanidad no ocupa los primeros puestos en las preocupaciones actuales. Aún así, España es el tercer país europeo más preocupado por su sistema sanitario, por detrás de Hungría (59%) y de Polonia (46%)”.

El estudio detecta también un aumento en la percepción entre los españoles de que el país está yendo por mal camino, pasando de un 63% que opinaban así en julio a un 69% en agosto. Aún así, se trata de cifras menores a las recogidas antes de la llegada de la pandemia a España: en enero se elevaba al 79%, al mismo nivel que Francia y por detrás de Italia (83%), países en los que también ha mejorado la percepción, indican.
En cuanto al aumento de los españoles sobre la corrupción política y económica, que sube tres puntos respecto a julio, “podría atribuirse a los últimos acontecimientos en el seno de la Casa Real, que han hecho que la población muestre menos tolerancia hacia estos temas”, concluyen los responsables del informe.