Imagen del vídeo de Procter&Gamble

Como su nombre lo dice, la carga mental es un peso invisible que se genera por el esfuerzo mental constante y deliberado que llevan a cabo las personas al ser las responsables de que todo fluya en casa.  Por lo general, quien suele llevarla es el miembro de la pareja que se preocupa de que todo funcione adecuadamente. Esto no implica que no haya una repartición de tareas entre las parejas, sino que la responsabilidad de coordinar y estar pendiente de las necesidades del día a día recae, normalmente, sobre la mujer.

Frente a esta situación, P&G ha desarrollado junto a Proximity Madrid el proyecto social #DescargaMental, bajo el cual ha llevado a cabo un estudio en el que se han entrevistado a más de 2.400 personas, hombres y mujeres viviendo en pareja con y sin hijos de entre 25 y 49 años, dentro de toda la geografía española, abordando el tema de las responsabilidades en el hogar desde lo cotidiano.  

Además de la investigación, P&G realizó un experimento para hacer visible esta problemática, en el que les pidió a cinco parejas con diferentes perfiles que pasaran sus listados de tareas mentales a la aplicación de notas del móvil. Después, cada pareja intercambió su teléfono y leyó en voz alta el listado de notas del otro. Mientras que los hombres tenían notas relacionadas con su trabajo y centradas en cuestiones personales, las mujeres no solo tenían mayor cantidad de deberes, sino que la mayoría estaban íntimamente ligados al entorno doméstico, evidenciando así la desigualdad de cargas de unos y otros.