La campaña es obra de McCann

El trabajo se compone de dos piezas audiovisuales para televisión y digital de 45 y 20 segundos, respectivamente. La primera de ellas refleja la historia de una familia que vive momentos de tristeza en celebraciones y reuniones familiares año tras año porque el padre se encuentra ausente. La familia muestra el anhelo por esa persona y se consuelan entre todos hasta que, sorprendentemente un día, el padre sale de la habitación con aspecto desaliñado, pero sonriente y victorioso porque, después de varios años, ha encontrado el cinturón que estaba buscando. 

En la segunda pieza, la historia comienza con otra familia en la que el hijo pequeño, que está jugando en el salón, decide ir a su habitación a por un juguete. El niño desaparece entre la marabunta de cosas en su cuarto desordenado y vuelve a aparecer al cabo de unos años, mayor y con aspecto adolescente, con el juguete en la mano. 

La campaña incluye, además, un chatbot que hace ganar tiempo y, por lo tanto, vida. Se trata de una herramienta mediante la que el usuario podrá descubrir, a través de una serie de preguntas, cuánto tiempo tarda en su vida en buscar objetos en su casa. Todo ello basándose en una fórmula elaborada por el matemático de la Universidad de La Rioja, Eduardo Saénz de Cabezón a partir de los datos del estudio “Orden y tiempo” realizado por Sigma Dos. 

Además de que este chatbot recomendará tres soluciones de Ikea que pueden ayudar con el orden. La campaña se complementa además con piezas digitales para Facebook e Instagram así como activaciones en tienda. Ymedia maneja los medios.