La agencia responsable de la campaña es Comunica+A

El grupo más vulnerable de sufrir trastornos alimentarios son los jóvenes y adolescentes, que precisamente son lo que más utilizan las redes sociales. Y es ahí donde surgen los perfiles pro-anorexia (pro-ANA) y pro-bulimia (pro-MIA), en los que no solo no se condenan estas enfermedades si no que se hace apología de estas y se defienden como un “estilo de vida”. Estos perfiles son de fácil acceso, y proporcionan información, apoyo, consejos y trucos  a jóvenes con trastornos de conducta alimentaria, potenciando así la enfermedad. 

Con estos dos nuevos vídeos, la agencia Comunica+A aborda esta cuestión mostrándole a los padres el tipo de consejos e información que sus hijos pueden recibir a través de redes sociales que apoyan los trastornos alimentarios, y cómo estos pueden llegar a ponerles en peligro.  

El primero de ellos se titula “¿Conoces a las amigas que aconsejan a tus hijos?”, un vídeo en el que a través de un experimento social, unos padres conocerán de primera mano los consejos y trucos que muchos jóvenes reciben a través de redes sociales, y que suponen un gran riesgo para ellos. El segundo, titulado “Las princesas no comen” muestra como una chica adolescente recibe consejos a través del móvil fomentando así los trastornos de conducta alimentaria. 

Esta iniciativa ya abordó anteriormente otras temáticas de relevancia social como el phubbing, el discurso del odio, los retos virales, el cyberbullying, o el consumo de pornografía en menores.