El evento lo organizó Wildbytes

La imposibilidad de poder conectar con el consumidor en el espacio físico y las limitaciones que suponen las medidas de seguridad sanitarias, han propiciado que se pongan en marcha iniciativas digitales pioneras que, a su vez, tengan un impacto directo en aspectos como las ventas, el engagement o el reconocimiento de marca.  Tal es el caso del último evento desarrollado por Wildbytes para la gama de maquillaje Dior Backstage de Dior. Se trató de un festival de belleza con un potente desarrollo tecnológico, donde se dieron cita casi 10.000 personas de 59 países para descubrir las últimas novedades de la firma de cosmética y participar en diferentes talleres. Tal fue el éxito de este evento, pionero en Europa, que las ventas fueron un 633% superiores respecto a los mismos días (pre-post evento) del año pasado, según un comunicado de Wildbytes.

Al más puro estilo de los festivales, las diferentes sesiones, retos gamificados y tutoriales centrados en la belleza de la era post COVID-19 (por ejemplo, cómo potenciar la mirada al llevar mascarilla) se iban activando para que los asistentes pudieran ir entrando en las salas que contaron con la participación del international make up artist de Dior, Junior Cedeño y las influencers Gigi Vives, Laura Escanes, Teresa Andrés y Marta Lozano, entre otras.

Con el objetivo de fomentar el cross-selling -gracias a una herramienta denominada live streaming shopping desarrollada por Wildbytes- los asistentes tuvieron la posibilidad de adquirir previamente los packs de maquillaje de Dior Backstage que se iban a utilizar en las sesiones, para poder seguir en directo el tutorial y probar los productos a la vez que se realizaba el streaming. Los productos también se podían adquirir posteriormente, para aprovechar la conversión de los que estuvieran interesados en ellos tras asistir a la sesión.

Ademñas, los participantes podían pasar por el photocall virtual para crear su pase VIP, gracias a los fondos de Dior Backstage, y visualizar en tiempo real todas las fotografías de los asistentes. Asimismo, en cada sesión los usuarios pudieron participar de manera activa realizando preguntas a los protagonistas a través de un chat.

Como colofón, se celebró una Zoom Party con el reconocido DJ Luc Loren, en el cual los participantes tenían su momento de protagonismo a través de la cámara aleatoria que les conectaba en su casa disfrutando de la fiesta, y a los que se podían añadir fondos virtuales de Dior Backstage para darle un toque más personal.

“El papel de una marca de lujo como Dior es ofrecer servicio, sueño, experiencia y un asesoramiento experto en los tres ejes de nuestro negocio: fragancias, maquillaje y tratamiento. Las circunstancias nos han obligado a reinventarnos para seguir ofreciendo lo mejor de la marca a los consumidores y hemos podido realizarlo gracias a todas las posibilidades que nos ofrece el medio digital. Este evento se inscribe también en el compromiso de transformación digital de la marca. Ha sido una primicia y estoy segura de que marca el principio de un nuevo camino hacia la innovación de la distribución. Y no nos olvidemos que la marca Christian Dior nació en 1947 con un espíritu revolucionario: el New Look, que sigue profundamente anclado en nuestro ADN. Es un orgullo cultivar este espíritu de ruptura con eventos sorprendentes como este Backstage Virtual Beauty Show”, afirma Sandra Arnal, directora general de Dior España y Portugal.

Según Wildbytes, gracias los eventos virtuales se estima que casi un 10% de los asistentes puedan convertirse en ventas directas, siendo estos además sustancialmente más económicos que eventos físicos similares.