Un par de zapatillas de la marca Pablosky

La reactivación del tráfico de compra es una de las claves de este buen inicio de año, durante el cual más del 59,2% de los españoles ha comprado calzado, ante el 58,3% en 2018, y además han pagado un precio medio un 5,5% superior al de hace un año. 

A pesar de que el calzado femenino sigue generando la mayor parte del negocio, representando el 48,1% del valor total del sector, la reactivación ha sido más intensa para el calzado de hombre, que crece un 9% en valor en estos primeros seis meses. En cuanto al calzado infantil, también ha registrado un repunte de facturación del 3,9%, hasta los 260 millones de euros, en contraste con la evolución negativa del resto de la moda infantil. 

El canal online sigue creciendo 

Las cadenas de moda son el canal de compra que más ha impulsado la recuperación del sector, y las que consiguen atraer a un mayor número de compradores. En el primer semestre esta tipología de tiendas ya concentra el 31,2% de penetración, ante el 29,3% de hace un año. 
Este hecho relega a las zapaterías tradicionales como segundo canal más elegido, unos establecimientos que desde hace unos años se están enfrentando a la expansión de las cadenas organizadas, tanto aquellas dedicadas a la moda generalista como las especializadas en calzado o deporte. 

A pesar del liderazgo de las cadenas, el comercio electrónico es el canal de compra que está experimentando un mayor crecimiento. La compra online sigue atrayendo cada vez a más personas, consiguiendo ya que 1 de cada 10 españoles hayan comprado calzado a través de la red durante la primera mitad de 2019. 

A pesar del buen inicio de año, el mercado de calzado acumula un retroceso en compra y facturación durante los últimos años. Los niveles de facturación del primer semestre de 2019 se sitúan un 15,2% por debajo de los datos del mismo periodo de 2015, y habiendo perdido uno de cada diez compradores.