La consultora de rendimiento empresarial Ayming Group ha publicado recientemente su segundo Barómetro Internacional de la Innovación, que revela que los departamentos de I+D, tan importantes para el marketing, están siendo potenciados por la creación de ecosistemas de innovación, nuevos métodos de financiación y el despliegue de tecnología.

Los equipos de investigación y desarrollo se mantienen firmes frente a varios obstáculos clave. La COVID-19 no sólo ha hecho disminuir en un 12% las expectativas de aumento del presupuesto, sino que la complejidad está dificultando cada vez más la innovación con éxito, la competencia internacional por el talento es feroz y la colaboración está resultando difícil.

Sin embargo, los avances tecnológicos están impulsando a los profesionales de la investigación y el desarrollo, que consideran que es el motor más importante de la innovación, seleccionado por el 39% de los encuestados. De todos modos, el creciente carácter técnico de la I+D hace que las empresas busquen apoyo externo, y el uso de recursos privados externos ha aumentado del 35% al 48%. Puede que la colaboración haya disminuido, pero está surgiendo un nuevo modelo híbrido de subcontratación en el que las grandes empresas crean un ecosistema de innovación con otras más pequeñas.

El panorama de la financiación también se ha diversificado. Los incentivos siguen siendo cruciales, siendo las deducciones fiscales por I+D las más populares, con un 47%, pero las solicitudes siguen siendo excesivamente complicadas, lo que constituye un problema particular para las PYMES con recursos limitados. A menudo las PYMES no pueden financiar la I+D por sí solas, por lo que hay un salto hacia la financiación privada, con un aumento del 6% en la financiación de capital/deuda y del 17% en la financiación colectiva (o crowdfunding).

Mark Smith, socio de Incentivos de Innovación en Ayming UK, afirma: que "el ritmo del cambio económico es rápido, y la COVID-19 ha añadido combustible al fuego. Y, aunque el impacto de la pandemia en la I+D todavía no se ha revelado completamente, las empresas deben innovar a pesar de los descensos del mercado. Afortunadamente, este informe revela que tanto las empresas como los gobiernos están descubriendo nuevas formas tanto de financiar su innovación como de hacerla más productiva”.

"Sin embargo, estas tendencias emergentes parecen estar impulsadas principalmente por los recursos privados. Los gobiernos pueden salvaguardar el gasto en innovación fomentando una mayor educación en I+D —porque, en última instancia, las empresas necesitan saber cuánto están haciendo para decidir si van a impulsar la actividad— y ofreciendo más incentivos. Demostrando que la innovación será recompensada, los gobiernos pueden ayudar a mantener el crecimiento de la I+D".

El Barómetro Internacional de la Innovación de este año se sumerge profundamente en la innovación sostenible y descubre que la mayoría de las empresas no dan prioridad a la sostenibilidad, ya que el 35% asigna entre el uno y el diez por ciento de su presupuesto. Los encuestados dicen que lo que hacen es principalmente para mejorar el rendimiento de los negocios, indicando que la sostenibilidad es una preocupación secundaria.
Hay una gran demanda de productos y procesos más respetuosos con el medio ambiente, y es necesario hacer más, pero la legislación — que los encuestados consideran por unanimidad que es relativamente poco importante— no es la respuesta. La clave parece residir en el aumento de los incentivos fiscales para los proyectos sostenibles, que es el segundo factor más importante detrás de la tecnología para ayudar a lograr la innovación sostenible, con un 28%.

Smith añade que "la solución de los problemas está en el corazón de la innovación, por lo que es esencial tanto para el Covid-19 como para los retos como la crisis climática. Cada vez está más claro que hay enormes oportunidades comerciales en las soluciones ambientales. Las empresas deben estar a la altura de este desafío, y con urgencia”-


"Parece que el camino a seguir es el de los mayores incentivos, porque, aunque establezcan normas mínimas, la reglamentación puede distraer a las empresas de sus ambiciones subyacentes. Para que un incentivo fiscal funcione, es necesario elaborar definiciones. Es necesario que quede muy claro qué es lo que cuenta como I+D sostenible para que sea recompensado. En mi opinión, ese es nuestro camino hacia una economía circular".


Ayming encuestó a un conjunto de 330 ejecutivos de negocios y gerentes de investigación y desarrollo de 13 países de América del Norte y Europa.