Imagen: Pixabay

El porcentaje de españoles que cree que el país está fuera de control se sitúa en el 80%, 20 puntos más que en julio, algo que pone de relieve la creciente preocupación en la población por el avance del virus y la gestión de la crisis. Esto nos convierte en el país más pesimista en este sentido, seguido de Estados Unidos (78%), y de otros países europeos como Reino Unido (77%), pero lejos de países vecinos como Francia (61%) o Italia (56%), y mucho más de los alemanes (42%), aunque todos ellos han visto incrementada en 10 o más puntos esta sensación desde julio.

También encabezamos la lista como país más vulnerable frente al coronavirus, ya que el 84% de los españoles creen que es un riesgo alto o muy alto para España. Teniendo esto en cuenta resulta lógico que para la mitad de la población española su principal preocupación sea la COVID-19, algo que nos sitúa como el tercer país más preocupado, solo por detrás de India (64%) y China (59%), y casi compartiendo cifra con países europeos como Italia (55%) y Reino Unido (54%).

En este contexto de descontrol y vulnerabilidad es normal que el 80% de los españoles esté preocupado por contagiarse, siendo otra vez el tercer país en la lista mundial en este aspecto, por detrás de Brasil (89%) y Japón (85%), pero encabezando la lista europea por delante de Italia (79%), Reino Unido (76%), y Francia y Alemania con un 66% ambos.

Cómo afectan estas preocupaciones a nuestra vida social

Ante un nivel de desasosiego tan importante, la vida social de los ciudadanos se ve cada vez más afectada, ya sea a través de medidas impuestas por las administraciones, o por propia voluntad llevados por la responsabilidad o el miedo. Esto ha provocado que ya solo el 33% de los españoles se relacionen actualmente en persona con familiares, amigos y conocidos, un porcentaje que alcanza el 37% a nivel mundial. Siendo esta la actividad que más españoles echan de menos poder realizar (54%).

Son los más mayores los que más han recortado su vida social y además, los que piden más medidas de seguridad para sentirse cómodos a la hora de acudir a eventos sociales como cumpleaños, comidas, etc., que se celebren en sitios cerrados y con gente que no conocen.

El uso de las mascarillas y la distancia social son las medidas que aportan más seguridad frente a los posibles contagios en todas las edades, pero en especial en los más mayores. Le siguen el uso de espacios al aire libre, los controles de temperatura y las limitaciones en los aforos. Aunque hay un 14% de mayores de 56 años que asegura que ninguna medida le ayuda a sentirse más cómodos a la hora de compartir espacio con gente desconocida.

Estos temores han derivado en la búsqueda de nuevas formas de sociabilizar a la hora de celebrar momentos especiales con familiares y amigos, siendo las videollamadas el canal más elegido ello (26%), aunque un 19% prefiere seguir manteniendo los encuentros físicos, pero respetando la distancia social. Otro 17% utiliza el comercio electrónico para hacer llegar los regalos de sus seres queridos directamente a sus domicilios. Un canal al que un 16% también acude para pedir comida a su restaurante favorito y poder degustarla en casa, y un 11% aprovecha el servicio delivery online para descubrir nuevos restaurantes en estos momentos claves.