Imagen de una edición de Casa Corona anterior al COVID-19

 El 66% de los españoles ha recuperado ya o prevé recuperar a lo largo del próximo mes la frecuencia de consumo en bares, cafeterías y restaurantes que tenía antes de la pandemia de COVID-19, sobre todo en momentos como los desayunos y las comidas y cenas de fin de semana, según un estudio realizado en junio por The NPD Group.

Esta alta disposición a volver, ligeramente superior en los jóvenes que en los mayores, no está exenta de condiciones, ya que los españoles siguen demandando medidas de protección contra el virus. Así, la distancia entre mesas sigue siendo una prioridad para el 67% de los encuestados, seguida de otras medidas como los procedimientos de limpieza higiénica (58%), la limitación de aforos (56%), la disponibilidad de zonas en el exterior (50%) y que el personal esté dotado de mascarillas y guantes (47%).

De hecho, las medidas de protección contra la COVID-19 y la disponibilidad de terraza se posicionan como los principales factores a la hora de elegir un establecimiento, por delante de una oferta de menú clara y sencilla y de la confianza en un determinado restaurante.

“El consumidor español tenía muchas ganas de volver, si bien sigue reclamando medidas de protección. Lo que no respalda ahora son las restricciones impuestas en el sector de la restauración: el largo viaje vivido desde el comienzo de la pandemia ha afectado a la forma en la que la gente ve las limitaciones de los restaurantes y, si en marzo de 2020 el 85% de los consumidores estaba totalmente de acuerdo con ellas, en junio de 2021 solo el 17% seguía respaldándolas completamente”, señala en un comunicado Edurne Uranga, directora de 'foodservice' de NPD en España.

Durante todos estos meses el consumidor ha ido adquiriendo nuevos hábitos y ha ido modificando su percepción hacia ciertas temáticas en foodservice:

Sostenible y más local

El informe recoge que la pandemia ha empujado al alza la preferencia de los españoles por los productos locales, que son percibidos como más seguros por el 63% de los encuestados, quince puntos más que en el anterior estudio de sentimiento del consumidor, de octubre de 2020.

La experiencia de los últimos meses, además, ha mantenido elevada la conciencia de la importancia de preservar el mundo en el que vivimos. Así, el 83% de los individuos se declara preocupado por “el mundo que estamos construyendo para las futuras generaciones” e incluso la mayoría (61%) demanda acciones específicas a la restauración respecto a esta área, al considerar que los establecimientos “deberían centrarse más en la sostenibilidad”.

La digitalización, de capital importancia

Por otro lado, el estudio de NPD pone de manifiesto la importancia del proceso de digitalización del sector: cuatro de cada diez clientes del mercado de foodservice en 2020 se habrían perdido si las opciones digitales no hubieran existido.

La digitalización no solo ha afectado al comportamiento de compra, sino que hoy también es clave para la imagen y percepción que el consumidor tiene del establecimiento. Para cuatro de cada diez españoles, un restaurante sin delivery digital no está actualizado y es anticuado. Y es que el consumidor demanda opciones digitales no solo para encargar comida, sino también para ver los productos en menús digitales o usar sistemas de pago sin contacto a través del móvil. El 55% de los entrevistados asegura que seguirá usando dispositivos digitales para hacer pedidos o para pagar después de la pandemia.

“El delivery aporta negocio incremental al foodservice, como refleja el hecho de que el 61% de los usuarios de comida a domicilio haya utilizado este servicio como sustitutivo de cocinar en casa”, subraya Edurne Uranga. Además, las aplicaciones aportan mayor competencia al mercado: el 60% de los entrevistados afirma que las app de delivery son una buena forma de probar nuevos restaurantes y recetas; un 40% declara que tiene varias aplicaciones en el móvil y las usa todas; y un 49% busca cadenas y restaurantes conocidos cuando pide comida a domicilio a través de app.