BBVA quiso ir más allá de la publicidad convencional y creó una plataforma de 'branded content'

La gran crisis económica y reputacional que afectó a la banca en España en los últimos años generó enorme desconfianza ante los mensajes del sector bancario por parte de los clientes. En ese contexto, BBVA decidió dar un paso más allá de lo que permitía la publicidad convencional y asumir un nuevo rol de agente transformador. 

El anunciante encargó una investigación a GFK para identificar cuál era el territorio más fértil para crear oportunidades, que concluyó que ese ámbito era la educación. Siguiendo esas conclusiones, la agencia Wink diseñó una plataforma de comunicación desde la que se publicaron doce nuevos vídeos de formatos, metrajes y narrativas variables para adaptarlos a los medios de difusión (YouTube, Instagram, Facebook, Twitter, así como los canales sociales de El País). BBVA también firmó un acuerdo con Mediaset para incluir contenidos en sus informativos de fin de semana.

Resultados

En solo un año, “Aprendemos juntos” ha conseguido 450 millones de visualizaciones y una comunidad de casi millón y medio de personas.
2018 fue el mejor año en el tracking de brand power para BBVA, destacándose respecto al resto del sector de una forma que ninguna marca había experimentado. De esta forma, el banco pasó a liderar todos los indicadores de marca y se convirtió en líder de consideración tanto entre clientes y como entre no clientes. Por último, BBVA perseguía ser percibida como una marca con impacto positivo en la sociedad, algo que consiguió en 2018 con incrementos récord de hasta diecisiete puntos, que llegan a alcanzar los venticinco cuando los consultados son miembros de la comunidad docente.