La campaña es obra de Proximity

Los ruidos provocados por las tareas de bricolaje en el hogar suelen ser el desencadenante de una complicada relación entre vecinos.  Con este punto de partida Leroy Merlin ha creado, junto a Proximity, la campaña “La pared que compartimos”, una historia centrada en una de las situaciones más cotidianas entre vecinos: una mudanza y la puesta a punto de un hogar nuevo y unas obras en una casa.

Leroy Merlin reconoce en esta campaña que el bricolaje molesta y asume que es algo que, antes o después, se vive en todas las casas donde siempre hay un momento de reforma. Y en esta ocasión será la Navidad la encargada de calmar los ánimos a través del mágico momento de la decoración navideña.

La campaña está e el aire desde el 20 de noviembre con campaña en Youtube y en redes sociales.