Alba Bustamante

Tras “Noche”, presentada en el Hotel Colón de Sevilla, y “Artesanía”, mostrada por primera vez en el Gran Meliá de Mar de Mallorca, llega “Sobremesa”, tercera entrega de “Lecciones del Gran Vivir”, proyecto con el que Gran Meliá, marca de Meliá Hotels International,  rinde tributo a las grandes costumbres de la cultura española. La experiencia “Sobremesa” constará de un menú creado en colaboración con los Hermanos Torres y podrá degustarse en el restaurante Dos Cielos Madrid del hotel Palacio de los Duques.

¿Por qué han decidido vincular la estrategia de la marca Gran Meliá a los valores culturales españoles, como la gastronomía, el flamenco o incluso la siesta?

Meliá Hotels International es un grupo de origen español y que tiene una propuesta de valor única. Esta propuesta la hemos ido contando a lo largo de los años, pero es ahora cuando todo eso que estábamos haciendo, lo hemos alineado dentro de un marco estratégico que optimizan todos los recursos y construye en la imagen de marca.

¿Cómo está funcionando esta estrategia? ¿Tienen ya resultados?

Los resultados de una estrategia son a medio largo plazo, que es donde se podrá realmente ver si ese trabajo se ha construido en la percepción nacional e internacional de Gran Meliá. No obstante los datos que vamos extrayendo de las diferentes experiencias y campañas son muy positivos, y lo que nos permite es observar cómo nuestro target ha recibido esta propuesta de valor de la marca. Tanto “Noche”, con Tomatito, “Artesanía” con Andrea Zarraluqui y nuestra chef Marga Col, como “Sobremesa”, con Boris Izaguirre, Teresa Sapey, los Hermanos Torres y Ana Rujas son propuestas donde la gente está respondiendo muy bien, tanto en el número de interacciones con las campañas, como la contratación de las experiencias o reservas en los propios hoteles.

Imagen de los prescriptores de la última entrega, llamada 'Sobremesa'
Imagen de los prescriptores de la última entrega, llamada 'Sobremesa'

¿Qué mix de medios es el que más utilizan?

El mix de medios es el que mejor te permite personalizar y llegar a tu target, campañas de social media, con un ejercicio de segmentación importante, las relaciones públicas, donde estamos obteniendo un gran número de impresiones orgánicas, hasta los propios hoteles, donde las experiencias que contamos en formatos audiovisuales, se convierten en experiencias que puedes contratar y vivir en primera persona.

¿Cuáles son las diferencias de hacer marketing para marcas de lujo?

El cliente de lujo hoy en día ya no quiere poseer cosas y enseñar logos de forma tan llamativa. Ahora buscan experiencias únicas, muy auténticas, que muy pocos pueden vivir y marcar su estatus a través de lo que han aprendido en esas experiencias. El sector lujo en hotelería tiene un componente emocional, experiencial y muy aspiracional. No es tan importante la guerra de precio (aunque el precio te ayuda al posicionamiento frente a tu competencia). ¡Lo peor que nos puede pasar en la hotelería de lujo es que nos elijan por precio!

¿Cómo es el cliente de su marca Gran Meliá? ¿De qué países procede?

Tenemos clientes de muchos países, depende mucho del hotel y del país donde está ubicado. Más allá de la procedencia, lo que trabajamos es en un perfil de clientes que valoran el trato cercano, personal y que cumple con las exigencias de servicio y de atención de un hotel de nuestra categoría. No obstante, nos centramos mucho en el mercado de Reino Unido, USA y, por supuesto, el doméstico.

¿A qué otro tipo de turistas quieren conquistar?

Nos gustaría llegar a romper la barrera que existe en nuestro país de poder disfrutar de forma local de los servicios que tenemos en nuestros hoteles, y después afianzar mercados en los que la marca está creciendo.

El sector de los viajes ha cambiado mucho con la digitalización. ¿Para las marcas de lujo también supone un gran peso las ventas online?

No es que haya cambiado en el sector de los viajes, es que ha cambiado en el consumidor y es ahí donde está la clave. El lujo, los viajes o cualquier sector, debe entender dónde, cuándo y qué está demandando su consumidor. De la misma forma que adelantarse en el tiempo, es muchas veces frustrante, quedarse atrás es no querer atender a una sociedad en continua evolución.

¿Qué objetivos se plantean para 2020 como marca?

Los objetivos como marca engloba muchos frentes, creo que Gran Meliá está en un momento muy bonito, y este 2020 es de consolidación de apuestas: apuestas por una expansión internacional, apuesta por un posicionamiento único y apuesta por transmitir a través de cada uno de nuestros hoteles, la “forma Gran Meliá” de cuidar a nuestros clientes.