La campaña es de Tiempo BBDO

La llamada cuesta de enero, tras los gastos de la Navidad, es el momento en el que Lidl ha decidido subrayar su posicionamiento en precio y poner de relieve su modelo de negocio, que le permite “ser el supermercado más barato”, según un comunicado.

Para ello, el anunciante ha estrenado una campaña creada por Tiempo BBDO con la que quiere elevar sus precios bajos a la categoría de arte: tras el vanguardismo, el neoclasicismo o el impresionismo, llega el 'preciobajismo'.

Todo movimiento artístico que se precie ha tenido siempre su momento de gloria en los documentales de La 2. Así que los creativos decidieron que ese era, sin duda, el mejor formato para llevar a cabo el desarrollo de la campaña. Un experto en movimientos artísticos emergentes, el Dr. Cornelius Fitzgerald, es el conductor de un curioso documental repleto de guiños e insights que relacionan los bajos precios, la calidad de los productos y las vivencias de los clientes de Lidl con las obras de arte que pueden encontrarse en las paredes de El Louvre o El Prado.

“La idea empezó a fraguarse tras salir de una reunión con el equipo de Lidl”, comenta Tomás Ferrándiz, director creativo ejecutivo de Tiempo BBDO. “Durante el pase de brief alguien de marketing comentó: ‘para nosotros conseguir tener estos precios a esa increíble calidad es casi un arte...’ y apuntamos esa frase. Durante el proceso de creación de la campaña pensamos que quizá sería buena idea hacer esa idea realidad”.

“A partir de aquí, empezamos a pensar tal y como estamos acostumbrados en la agencia: de forma multidisciplinar y transversal, creando los diferentes formatos y piezas de forma nativa, pensando siempre en el medio en el que iban a aparecer”, afirma Julia Revuelta, copywriter de la campaña, que  también cuenta con el cameo especial de Carlos Ríos, nutricionista considerado el creador del movimiento RealFooding en España con millones de seguidores en la red. Los responsables de la agencia pensaron que sería buena idea hacer un guiño que solo entendieran los realfooders de verdad, ya que son muy activos online. Ríos protagoniza uno de los gags del documental dando fe de que, en efecto, los precios de Lidl son “reales”.

La campaña cuenta con una pieza central de 2’35 minutos que puede verse online, pero también se desarrolla a través de varios formatos que aparecerán por televisión: desde un formato de 2 minutos hasta varias piezas de 20” pasando por versiones de minuto y 45”. El trabajo inundará también la red con formatos pensados ad-hoc, de manera nativa, para redes sociales y display, así como sus aplicaciones gráficas que van desde la campaña exterior hasta los folletos de producto semanales para llegar así a todos los clientes.

Para el gerente de marketing de Lidl, Antonio Alarcón, con esta campaña, han querido reforzar su principal seña de identidad: “ofrecer la mayor calidad al mejor precio. Se trata de un movimiento que, a través de un tono original y divertido, eleva nuestra esencia al plano artístico y conecta con nuestros clientes a través de todo aquello que nos hace únicos.”