imagen

Accede al reportaje completo en el número 1629 de Anuncios 

Por Carlos Ruiz

Si hubiese que extraer una conclusión general, coinciden en que el trabajo está saliendo adecuadamente adelante gracias a la capacidad de adaptación a la realidad del momento, aunque de sus palabras se desprende el deseo general de recuperar la cercanía laboral previa al confinamiento, así como que las marcas que estén haciendo un buen uso de la comunicación saldrán reforzadas de esta crisis global.


Ángel Torres, socio fundador y director creativo ejecutivo de El Ruso de Rocky, dice que “creo que en las agencias, como en cualquier otro sector, no estábamos preparados para una situación como esta. Pero a la vez sí lo estábamos. Porque somos fl exibles, fuertes, resistentes y nos encanta nuestro trabajo. Y con eso, somos imparables”.


Por su parte y con respecto a los códigos de las marcas, César García, director general creativo y socio de Sra. Rushmore, comenta que “En este tiempo solo ha sido relevante lo contrastable, lo tangible, lo demostrable, lo que realmente aporta beneficio al consumidor en un mar de 'bullshit'. Las marcas han aparcado los lirismos oníricos, al que el personal en bata y zapatillas que está en casa, en caso de verdadera necesidad, nos ha demostrado que es refractario, y solo han logrado empatía (venga, va, 'engagement') las marcas que se han remangado y han explicado claramente cuántas mascarillas (es un decir) habían aportado al bienestar social”.


También en lo que se refiere a los códigos de comunicación de los anunciantes, David Caballero, director general creativo de Wunderman Thompson, destaca “que la respuesta de las marcas en tiempos de coronavirus ha sido mejor, más fácil, más nítida, cuanto más definido tienen su propósito de marca y, por tanto, más claro el camino a la hora de encontrar que hacer y que comunicar. La publicidad y las agencias tienen que ayudarles a poner eso en valor. O a encontrar ese propósito si no lo tienen”.


Juan García Escudero, director general creativo de TBWA, opina que el test generalizado de teletrabajo ha demostrado varias cosas: “Una es que somos increíblemente responsables. Nunca he visto a la gente llegar tan puntual a las reuniones (pedir perdón por llegar 3 minutos tarde) ni zanjarlas con tanta eficacia (pedir perdón porque tienes otra en 3 minutos). Otra es que hay un enorme compromiso y profesionalidad por parte de todo el mundo. Pero hay una tercera que también debemos aprender: hacerlo como lo estamos haciendo es insostenible por varios factores”.
El último de los publicitarios que ha tomado parte en este contenido es Jesús Lada, director general creativo de Havas Spain: “Aprendí que el teletrabajo puede funcionar, que somos capaces de pensar, presentar y hacer campañas sin necesidad de estar todos en la misma sala o coger un avión. Pero también aprendí que así no. El teletrabajo funciona, pero hay que aprender a poner límites. Teletrabajo no puede significar disponibilidad 24/7”.

Reportaje publicado en la revista Anuncios, que abre sus contenidos a todo el público durante el periodo de confinamiento del COVID-19. Puedes suscribirte aquí.