Una campaña de Santander dirigida a los 'perennials'

Los perennials es el término que utiliza Ipsos para referirse a las personas mayores de 55 años, un target que genera cada vez más interés, tanto por su volumen (los mayores de 60 años en 2018 representaban el 32% de los españoles) como por su adaptación a los cambios del mercado, y que además cuentan con una perspectiva de longevidad nunca vista antes. Es más, durante la última década han visto cómo el mundo digital invadía sus vidas, logrando adaptarse a un hábitat totalmente nuevo para ellos.

Es por ello, que Ipsos ha llevado a cabo un análisis para determinar el nivel de digitalización de este target. 

En los últimos diez años, el uso de internet por parte de la población perennial a nivel mundial ha aumentado de manera significativa, llegando incluso a casi igualarse con el porcentaje de jóvenes que también hace uso de las nuevas tecnologías. Los jóvenes entre 18 y 24 años que afirman que internet forma parte de su vida y que lo echarían de menos si no existiera corresponden a un 89% de la población, mientras que los perennials que se suman a esta afirmación suponen ya un 84% del total de la población mundial. Un ritmo de crecimiento constante que podría vaticinar que pronto los perennials tendrán un uso de internet similar al del resto de generaciones.

En esta línea, en 2019, 6 de cada 10 perennials (55%) declaraba haber accedido a internet el día anterior, de los cuales un 65% posee un smartphone personal del que hacen uso una media de dos horas al día, frente a la generación Z que pasa de media casi dos horas y cuarto al día. 

Respecto al uso de las aplicaciones, en el año pasado, los perennials hicieron uso de diversidad de apps, siendo las de comunicación, redes sociales, retail y finanzas las más utilizadas por un 91,7%, 86.1%, 63,9% y 61,1%, respectivamente. Haciendo así un uso muy similar al del resto de generaciones participantes en el estudio. 

En 2019, el uso del smartphone como herramienta de comunicación a través de las apps de mensajería instantánea, servicios de llamadas y/o correo electrónico fue utilizado por los perennials en un 91,7%, una diferencia mínima en comparación a la del uso del resto de generaciones: Generación Z (92,4%), millennials (94,8%), y Generación X (95,8%). 

Penetración de las redes sociales y 'apps'

Uno de los datos más significativos es el del uso /penetración de las redes sociales. Si bien las generaciones más vinculadas a este tipo de plataformas como la Generación Z, millennials y Generación X hacen un elevado uso de estas, 90,2%, 90,2% y 84,4% respectivamente; la inclusión de estas apps entre los Perennials es bastante elevada (86,1%) llegando incluso a superar el uso /la penetración que le dan los integrantes de la Generación X a las redes sociales. 

El calado de aplicaciones de comunicación o redes sociales presenta una diferencia mínima entre las generaciones, mientras que otros sectores como los de la moda o la alimentación sí que dejan latentes las diferencias generacionales. Mientras que generaciones como la millennial utilizan en un 21,8% las apps de moda, estas solo son utilizadas por un 11,1% de los perennials. Lo mismo ocurre con las apps de restaurantes o comida a domicilio, donde los millennials vuelven a situarse como la generación que más las utilizan (32,2%) y los perennials como la que menos (18,7%).

Los 'perennials', internautas éticos

La gran diferencia entre las generaciones más jóvenes y los perennials es que estos últimos hacen un uso de las apps que está determinado por sus hábitos, creencias y valores. Este aspecto se refleja claramente en las apps si bien los perennials utilizan en un 19,4% apps de reservas de viaje como Booking o Lastminute, rechazan aquellas con modelos colaborativos como por ejemplo Airbnb por su impacto social.

Lo mismo ocurre con las apps de transporte, son usuarios de apps informativas de horarios, reserva de taxis y alquiler de coches por horas, pero rechazan modalidades de carsharing como Blablacar porque les preocupa la seguridad. En la misma línea, rechazan Uber y Cabify por su impacto al taxi regulado.

Respecto a las apps de restaurantes o comida a domicilio, además de ser un modelo que choca con los hábitos alimentarios de los perennials, quienes prefieren o comer en restaurantes o preparar una comida casera en casa; además, están altamente concienciados con las condiciones laborales de los repartidores.

En definitiva, la población mayor de 55 años utiliza en menor medida el smartphone, pero sí se declara como una generación digital en la que el uso corresponde en gran medida a sus hábitos y valores. Según Ipsos esto significa que las plataformas digitales de mayor éxito serán aquellas que tengan valores positivos más allá del económico o las facilidades que pudiese aportar a la sociedad.