Los nuevos platos calientes de Lidl también tienen en cuenta alternativas vegetarianas como el ‘wrap de falafel’

Con esta nueva estrategia, que Lidl ha bautizado 'Listo para comer’, la cadena de supermercados quiere dar respuesta a la creciente demanda de 47 millones de usuarios que recurren a este tipo de servicio al menos 6 veces al mes, según señala Kantar en su último informe acerca del auge de la comida preparada. La comodidad y la relación calidad-precio son factores clave que explican el auge de este tipo de servicio que ha alcanzado, en el último trimestre del año, un crecimiento del 10% en el consumo fuera del hogar. Una cifra que indica el gran recorrido que tiene esta categoría, en un momento en el que, según los últimos datos del estudio de Kantar Media sobre gran consumo, en términos de volumen, el mercado ha retrocedido el 1,8%.

Con ‘Listo para comer’, Lidl pone a disposición del consumidor una variedad de recetas tradicionales, elaboradas artesanalmente con productos de proximidad, así como clásicos de la gastronomía americana y alternativas veggie para disfrutarlas al momento o bien calentar en casa. La oferta gastronómica incluye 14 nuevas comidas preparadas, distribuidas en platos fríos y calientes (desde ensaladilla rusa a paella), que conforman un menú completo y equilibrado para todos los días de la semana a un precio que oscila entre los 1,19 y los 2,99 euros, frente a los 8 o 12  que puede llegar a costar un menú diario en cualquier restaurante.

El nuevo concepto de platos preparados ya está disponible en cuatro supermercados Lidl situados en la Comunidad de Madrid, los ubicados en Pavones (Moratalaz) y García Noblejas en la capital, y los de Avenida San Pablo (Coslada) y Alcorcón-Rivota y, a lo largo del 2020, la iniciativa se extenderá a otras tiendas Lidl de España.