Ana Torres

¿Qué iniciativas ha puesto en marcha el grupo MásMóvil para ayudar a la sociedad española en este momento tan delicado?

En Grupo Másmóvil como corporación y también desde cada una de nuestras marcas hemos llevado a cabo iniciativas de diversa índole para ayudar y acompañar en esta situación provocada por el coronavirus. Comenzando por los higiénicos, por la seguridad y cuidado de empleados directos e indirectos (call centers, tiendas, distribuidores), y el foco en asegurar el servicio a los clientes manteniendo su conectividad, para que pudieran seguir conectados con los que más quieren, pudieran seguir trabajando, estudiando, distrayéndose, etc. También hemos acompañado a nuestros clientes con gigas, bonos, o servicios de televisión OTT, para hacer más llevadera esta situación, incluso más allá de nuestros servicios, hemos creado en Yoigo y Másmóvil sendas plataformas con servicios de ocio, salud, educación y tecnología que están pudiendo disfrutar gratuitamente.

Por supuesto, hemos querido apoyar más allá de nuestros servicios a toda la sociedad, poniendo en marcha iniciativas que van desde la donación de un millón de mascarillas en los inicios de la crisis sanitaria cuando había el mayor déficit de disponibilidad, a la donación de más de 2.400 dispositivos y tarjetas SIM a hospitales, residencias de mayores y asociaciones para mantener en contacto a enfermos y colectivos vulnerables con sus seres queridos y cuidadores, pasando por la participación en el proyecto startups #Stopcorona, para que los emprendedores propongan ideas y proyectos que sirvan para la ciudadanía, en estos momentos en los que la co-creación, el ingenio y la solidaridad son tan necesarios y en donde el sector tecnológico y de analítica más puede aportar.

Grupo Másmóvil ha donado un millón de mascarillas en los inicios de la crisis sanitaria cuando había el mayor déficit de disponibilidad y más de 2.400 dispositivos y tarjetas SIM a hospitales, residencias de mayores y asociaciones


¿Cómo se ha notado el confinamiento en el consumo de datos en España?

Los hábitos de consumo cambiaron rápidamente debido sobre todo al teletrabajo y los cierres de los centros educativos, junto con el elevado consumo de información, entretenimiento y contacto personal provocado por el estado de alarma y el confinamiento.  Evidentemente, lo primero que notamos fue un gran aumento en el uso de todo tipo de plataformas de video por streaming, juegos online, redes sociales o herramientas colaborativas para ayudar a la comunicación y al trabajo en remoto.

Los mayores crecimientos los hemos tenido en la voz móvil y en los datos de fijo. En la voz móvil hemos subido hasta un 40% aproximadamente en días de diario, y hasta un 80% en los fines de semana; mientras que en la parte de datos fijos hemos experimentado una subida de un 80%.  Los datos en el móvil también han crecido, pero no de forma significativa ya que al tener limitada la movilidad hacemos más uso de las redes fijas y la voz fija. 

El sector de las telecomunicaciones suele ser muy competitivo, ¿ha seguido siendo así en estas semanas?

Nuestro mercado ha seguido activo pero de muy distinta forma en el aspecto comercial. El foco ha estado en garantizar el servicio, las telecomunicaciones son un servicio esencial, creo que nadie podemos imaginarnos esta crisis sin la conectividad que ha hecho posible que desde lo más crítico a lo más pequeño y cercano funcione. Casi desde el inicio del estado de alerta las portabilidades fijas entre operadores han estado suspendidas y ha habido un acuerdo entre las operadoras para rebajar la actividad comercial, y así cumplir con el Real Decreto y, por supuesto, con la seguridad de clientes y personal de instalación. 

¿Qué acciones promocionales han llevado sus marcas a cabo estos últimas semanas?

Al rebajarse la presión comercial entre operadoras, nuestras acciones promocionales se han centrado más en ofrecer altas nuevas sin  permanencia a quién en esta situación se encontrase sin la conectividad adecuada, y por supuesto en nuestros clientes que han podido probar y disfrutar de productos superiores al precio de los actuales. 

¿Han tenido que paralizar,  postergar o adaptar campañas publicitarias que estaban previstas para estas semanas? 

Habiéndose incrementado el consumo de nuestro servicio y con las portabilidades paradas, podría haberse planteado un escenario de no inversión, sin embargo, apostamos por continuar con la actividad publicitaria, en estos momentos son en los que de verdad debemos estar cerca de las personas, acompañar a toda la sociedad y responder, así lo hemos hecho con nuestras acciones y con las campañas convencionales y las acciones especiales que hemos llevado a cabo durante estas semanas. Nuestras tres principales marcas (Yoigo, Másmóvil y Pepephone) se han mantenido activas en medios publicitarios, cada una adaptando ese mensaje de acompañamiento a su tono y posicionamiento.

En Yoigo además hemos virado y hecho crecer nuestro proyecto de branded content con propósito “Pienso, luego actúo” para recoger todas las iniciativas que han surgido de gente, asociaciones, empresas, actuando juntos frente al coronavirus, de forma que hagamos posible su mayor alcance, que sean accesibles para todos y que todos encontremos cómo poder colaborar y actuar también. Para ello también hemos contado además con una sección diaria en “El Hormiguero”.

"Nuestras tres principales marcas (Yoigo, Másmóvil y Pepephone) se han mantenido activas en medios publicitarios. Apostamos por continuar con la actividad publicitaria, en estos momentos son en los que de verdad debemos estar cerca de las personas, acompañar a toda la sociedad y responder"

¿Qué próximas acciones publicitarias tienen preparadas?

Estamos trabajando para seguir acompañando a los consumidores y a la sociedad, en sus insights y en sus necesidades que van cambiando hacia esta nueva normalidad conjugada con la anterior normalidad y estacionalidad. Para volver a coger pulso comercial sin abandonar lo importante: seguir siendo relevantes para ellos mucho más allá de nuestro producto o servicio.

Las redes sociales las han mantenido activas,  ¿qué tipo de contenidos están compartiendo?

En el caso de una marca de telecomunicaciones  las redes sociales son un punto clave de la atención al cliente, donde más esfuerzo y mimo ponemos, y en esta situación era primordial poder resolver cualquier situación a los clientes y mantenerles conectados. En la parte más visible los contenidos han ido dirigidos a ser útiles, tanto informando sobre novedades, delights, medidas de apoyo, como de tips y consejos referidos al COVID-19, apoyando la responsabilidad, compromiso y solidaridad de todos. Todo ello “aderezado” con dosis de contenidos optimistas, lúdicos y habituales, que generan esa tranquilidad y seguridad de lo ya conocido tan necesaria.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las marcas en este momento? ¿Qué mensajes cree que deben transmitir y cuáles no?

Es el momento del tan nombrado propósito de las marcas, es el momento de tener un porqué y un para qué más allá de nuestro producto o servicio, con un impacto positivo, pero con autenticidad con hechos y razones que estén unidos a la marca, a su ADN y al crecimiento y enriquecimiento de todos: empresas, individuo y sociedad… sin olvidar los cimientos del branding, la importancia de la diferenciación. 

¿Cómo cree que será el nuevo consumidor salido de esta crisis?

Será un consumidor más exigente todavía que el que teníamos, ya ha dado la espalda a quien no ha sido relevante para él en esta crisis, quien ha desaparecido de la opción de compra y de la comunicación. Nos va a pedir mucho más, como su marca y como agente social de cambio.

¿Qué aprendizaje saca como profesional del marketing de esta crisis?

Estamos y pasamos a un mundo lleno de incertidumbres y más cambiante si cabe del que teníamos, el famoso “Cambio de Era-Era del Cambio” se ha instaurado de golpe, igual que la digitalización y el customer centric. Debemos navegar en esa incertidumbre detectando oportunidades y estando más y más cerca de las personas, siendo más empáticos que nunca… y también más creativos.

"El consumidor surgido de esta crisis será más exigente todavía que el que teníamos, ya ha dado la espalda a quien no ha sido relevante para él en esta crisis, quien ha desaparecido de la opción de compra y de la comunicación"