Alicia Gatius, directora de marketing de Lindt & Sprüngli Iberia

Lindt & Sprüngli cumple 175 años con una bonita promoción que a todos nos recuerda a “Charlie y la fábrica de chocolate”. ¿Cómo está funcionando?

Estamos encantados de ver la emoción que ha despertado esta promoción entre los consumidores. Hemos recibido comentarios muy positivos ya que, especialmente en esta época, todos necesitamos una dosis extra de ilusión. Además de disfrutar de nuestra gama de productos, las 175 personas que encuentren los tickets dorados que hemos escondido tendrán un año gratis de chocolate y la posibilidad de ganar un viaje para dos personas a la Lindt Home of Chocolate, en Suiza. Nos hace muy felices poder hacer realidad el sueño de muchas personas de conocer este nuevo espacio de 1.500 m2, que hemos inaugurado en el marco de nuestro 175 aniversario, y que cuenta con la fuente de chocolate y la tienda Lindt más grandes del mundo, además de un museo interactivo, un centro de investigación y producción, una chocolatería en la que se imparten cursos y talleres y la primera cafetería Lindt en Suiza. Es un auténtico paraíso para los amantes del chocolate.

Además de esta promoción, ¿la marca ha previsto inversión publicitaria?

La promoción complementa nuestra campaña regular de medios en esta época del año, que se centra en nuestras dos principales marcas: las tabletas de chocolate negro Excellence, que han estado en antena desde septiembre, y la campaña de Navidad de nuestros bombones Lindor. La promoción a consumidor ha sido apoyada con contenidos digitales, tanto campañas paid como acciones con influencers, y adicionalmente hemos compartido contenidos exclusivos hasta la fecha mediante quizzes en nuestra cuenta de Instagram en España, que han permitido a los consumidores conocer más de lo que hay detrás de Lindt como compañía, no únicamente desde nuestras marcas. Esto es algo que no habíamos hecho hasta ahora. Ha sido una experiencia muy positiva ver la respuesta de nuestros consumidores, que se han implicado en todas las iniciativas que hemos ido lanzando y demostrándonos el cariño por la marca.

¿Cómo se presenta la Navidad, qué expectativas y objetivos se plantean?

Este ha sido un año que nos ha marcado a todos, y precisamente llegar a la Navidad con la situación actual sabemos que tiene un impacto emocional muy alto en la población. Después de todo lo vivido, nos mereceríamos fundirnos en abrazos y celebrar con los nuestros, pero a la vez sabemos que es importante seguir mostrando responsabilidad. Nosotros tenemos la suerte, y a la vez la responsabilidad, de trabajar en una categoría clave en esta parte del año. El chocolate une, eleva los momentos de celebración, permite expresar sentimientos mediante el regalo, y adicionalmente es un placer consumirlo, muy ligado a algunos de los mejores momentos de nuestra vida y asociado a la felicidad.

Desde Lindt & Sprüngli queremos seguir siendo la marca que acompaña a nuestros consumidores en todos estos momentos. Este año hemos adaptado nuestra comunicación en redes y hemos creado conceptos, innovaciones y soluciones para nuestro consumidor, como la posibilidad de comprar regalos mediante nuestra tienda online, por teléfono directamente en nuestras tiendas o mediante Glovo.

A nivel de gamas, este año innovamos como nunca. En Lindor, un icono ya de la Navidad, ofrecemos un nuevo sabor, Dulce de Leche, y lanzamos varios formatos regalo, una creciente demanda en la marca, con por ejemplo una nueva colección de nuestras míticas latas de Lindor, con tres exclusivos diseños inspirados en las ciudades de Roma, Nueva York y París.

"Hemos adaptado nuestra comunicación en redes y hemos creado soluciones como la posibilidad de comprar regalos mediante nuestra tienda online, por teléfono directamente en nuestras tiendas o mediante Glovo".

¿Presentan alguna novedad?

La innovación forma parte del ADN de Lindt & Sprüngli y ha sido una pieza clave de nuestra estrategia durante estos 175 años de historia. Este 2020 hemos lanzado una de las novedades más relevantes de los últimos años para Lindt & Sprüngli y una importante innovación dentro de la categoría: Nuxor. Se trata de una combinación de cremoso chocolate gianduia con avellanas enteras. Actualmente son los bombones con el mayor porcentaje de avellanas del mercado existentes en dos variedades: negro y leche. Está disponible en formato caja de bombones y en forma de turrón, para convertirse así en un indispensable en todas las sobremesas de Navidad. Con esta innovación hemos querido dar respuesta a los gustos de los consumidores españoles. En nuestro país, los últimos años han demostrado una creciente demanda por el chocolate con frutos secos. Las primeras reacciones y resultados del lanzamiento de esta gama están muy por encima de nuestras expectativas y podemos afirmar que es una gran apuesta para nosotros en los próximos años.

Las novedades de Lindt & Sprüngli de este año
Las novedades de Lindt & Sprüngli de este año

¿Cuáles son sus referencias estrella en nuestro país?

En España ofrecemos una gama de más de 350 productos y nuestras marcas más emblemáticas son Lindor y Excellence y, como comentaba, tenemos grandes expectativas con Nuxor. En nuestro país, al igual que en el resto del mundo, ponemos especial atención en adaptar nuestros productos a las preferencias y gustos locales. Aquí, como en el resto de los países del sur de Europa, los consumidores prefieren chocolate con un alto porcentaje de cacao y con frutos secos. Por eso Lindt Excellence ofrece una completa gama que va desde el más suave (50% cacao) al más puro (100% cacao).

En la categoría de bombones, también nos adaptamos a los gustos locales. Así, bajo la marca Lindt Lindor ofrecemos 16 irresistibles sabores como son, por ejemplo, el de chocolate con leche, chocolate con leche y avellanas, chocolate negro 60% cacao, chocolate negro 70% o chocolate blanco. Pero, sin duda, nuestro bombón Lindor leche, con su icónico envoltorio rojo, es nuestra estrella.

¿Cómo ha afectado la pandemia a sus ventas?

Durante estos últimos meses, el mercado ha experimentado un aumento en la demanda de productos de indulgencia como los nuestros. Tras una primera etapa de aprovisionamiento de los alimentos más básicos, los consumidores empezaron a complementar lo más esencial con productos de las llamadas categorías refugio. En esta etapa, el chocolate se convirtió en uno de los pocos placeres a nuestro alcance, que podíamos disfrutar sin salir de nuestro hogar. Prueba de ello es que durante el confinamiento el consumo de tabletas de chocolate experimentó un crecimiento del 50% en nuestro país, según datos de Nielsen. En momentos como estos la implicación personal de los equipos que forman parte de una empresa es clave. Y en Lindt Iberia esta implicación ha sido extraordinaria. Gracias al enorme compromiso y excelente trabajo de todos hemos conseguido dar respuesta a la demanda de los consumidores.

Durante el confinamiento el consumo de tabletas de chocolate experimentó un crecimiento del 50% en nuestro país, según datos de Nielsen.

¿Cómo ha colaborado la empresa en esta crisis sanitaria y económica con la sociedad?

En primer lugar, actuando de manera muy responsable y poniendo la salud y seguridad de las personas por delante de todo lo demás. Y, en segundo lugar, poniendo de nuestra parte mucha flexibilidad, empatía, solidaridad, esfuerzo y más pasión que nunca en lo que hacemos. Hemos sido capaces de dar respuesta a lo que necesitaba el mercado colaborando con toda la cadena de valor para asegurar el abastecimiento de productos a los hogares. Con esto me uno al reconocimiento a todo el sector del gran consumo, que no ha parado ni un segundo durante los últimos meses para asegurar que todos los hogares encontraban en las tiendas aquello que necesitaban.

Por último, en los momentos más duros del confinamiento, también nos quisimos sumar al agradecimiento a las personas que estaban en primera línea frente a la COVID-19 entregando más de un millón de bombones Lindor al personal sanitario y de servicios en hoteles medicalizados y hospitales, empleados de las tiendas de alimentación y personal de operadores logísticos. Fue nuestra forma de proporcionarles un momento dulce frente a una situación muy complicada en esos momentos.