Eduardo Madinaveitia, fotografiado por Santiago Ojeda

Puedes leer la entrevista completa en el Nº 1617 de 'Anuncios'

Por Maite Saéz

Para quien no esté al tanto, #misPaseosPorMadrid (con sus variantes, ahora son #mispaseosporelpasillo) se convirtió  hace algún tiempo en una rutina diaria en la vida de Eduardo Madinaveitia, que este profesional del mundo de la investigación de medios, jubilado a finales de febrero tras más de cuarenta años de profesión repartidos en dos empresas, RTVE y Zenith, compartía a través de Twitter. Una amnesia global transitoria y una recomendación médica le llevaron a incorporar a su actividad diaria largos paseos por la ciudad en la que vive desde hace más de cincuenta años (nació en Vitoria).  Y poco más, dice; aquello no le cambió su visión de la vida que, básicamente, se resume en “vive, disfruta del momento, ayuda a la gente que puedas ayudar”. Por eso, realizar esta entrevista en el transcurso de uno de sus paseos se antojaba, entonces, algo fundamentalmente anecdótico. Se había fijado para el 12 de marzo (dos días después se decretaba el estado de alarma sanitaria) por una de las zonas que ha redescubierto en sus paseos y que le han ayudado a sentirse más madrileño: el barrio de los Austrias. Y aunque las calles de Madrid ya mostraban cierto vacío, la grabadora registró la vida antes del confinamiento: ruido de coches circulando por las vías madrileñas, de obras, voces animadas de transeúntes y hasta el eco de los cascos de caballos de los coches turísticos de la ciudad. Todo eso que hoy ha quedado en silencio.

Decir que Eduardo Madinaveitia es uno de los profesionales que goza de un mayor reconocimiento en la industria no aporta nada nuevo. Pocas veces el anuncio de una jubilación en este sector ha tenido tanto seguimiento no solo por parte de la prensa profesional, sino en las redes sociales. Se cuentan por cientos los mensajes de felicitación, agradecimiento, adhesión… recibidos por  Madinaveitia tras hacerse oficial su retirada. Mensajes que ha ido recopilando, categorizando por temática y publicando en su blog para que no se pierdan, señala. Y algunos de los posts han superado el millar largo de visitas. 

¿A qué se debe tanto interés por su persona? Seguramente a dos de las características que le definen: sabiduría y generosidad, que han hecho de él, muchas veces y para muchos profesionales, el referente al que acudir para solventar una duda, compartir una reflexión o llegar al origen de una cuestión. Tanto, que aunque no estaba en sus planes inmediatos tras la jubilación (el que más le rondaba la cabeza era escribir un libro sobre la evolución de la investigación publicitaria, su terreno natural), apenas un mes después de producirse esta y en la vorágine de dudas que supone la actual situación, se ha puesto al frente de un proyecto de análisis de la situación, Foro Vigía, en el que un importante grupo de profesionales de las áreas de anunciantes, medios y agencias comparten sus reflexiones sobre lo que está ocurriendo con la irrupción del COVID-19 para extraer pistas sobre las posibles consecuencias futuras de esta pandemia. Eso era algo que ya hacía con anterioridad como director estratégico de Zenith, compañía en la que, además de dirigir o promover investigaciones de diversa índole, puso en marcha hace casi dos décadas Zenith Vigía y Zenthinela, dos estudios basados en sendos paneles de profesionales de medios y de anunciantes para prospectar la evolución de la inversión publicitaria.

No en vano, el aprendizaje constante es una de las facetas de su profesión que más destaca: “Para trabajar en investigación tienes que ser curioso y no conformarte nunca con lo que tienes, con lo que sabes, siempre hay algo por descubrir, algo nuevo, más en estos tiempos en los que todo cambia tan rápido y nos influye tanto. Si no estás con los ojos y oídos abiertos te quedas atrás, y no me gusta quedarme atrás, aunque ocurre, pero es posible que de la gente de mi edad sea de los que está más al tanto de la realidad”.

Sobre la realidad, no solo la que afecta al sector, transcurrió la conversación, que arrancó, como no podía ser de otro modo aunque entonces casi todo estaba por pasar, por la crisis. Desconcierto por la evolución sanitaria y también por la reacción de los mercados, con caídas sistemáticas de las bolsas, “cuando ya debería haberse asumido que esto es algo muy grave pero que en algún momento se va a superar”, eran sus primeras impresiones.

Entrevista publicada en la revista Anuncios, que abre sus contenidos a todo el público durante el periodo de confinamiento del Covid19. Puedes suscribirte aquí.